miércoles, 1 de abril de 2020

47 REGRESO A CASA


La "Hippie" quedó guardada en Mexicali, Baja California, en la nave de Mario, un hermano de nuestra amiga Karina.


Así quedó, tapadita con una lona, como a mí me gusta.
Este ha sido el viaje más corto, en término de kilómetros, que hemos hecho con la furgoneta, en parte porque el virus corona nos ha hecho regresar a casa antes de tiempo y en parte porque hemos llevado un ritmo muy “tropical”; allí donde nos encontrábamos a gusto nos quedábamos una semana o más. Volviendo al asunto del virus corona, en Méjico habían establecido medidas tibias a la hora de frenar la pandemia, pero con el incremento de las cifras de afectados, se han puesto más serios y, al final se están adoptando las mismas medidas que en Europa. Nosotros hemos decidido volver a Madrid porque en el país azteca va a llegar el subidón de las estadísticas mientras que en España las cifras ya están estancadas y a la espera de un inminente descenso. En cualquier caso, en Méjico habría que estar confinado, igual que en Madrid, con lo cual, no ganábamos nada con quedarnos allí.
Conclusión: fin de viaje anticipado con muchas cosas que se han quedado sin ver y nueva etapa a la vista, de Méjico a Alaska, eso será, Covid mediante, en Enero de 2021
Un abrazo a todos, especialmente a aquellos que han enfermado o que tienen familiares afectados por el virus.

ESTADÍSTICAS:
INICIO: Bacalar, Quintana Roo, Méjico.
FINAL: Ensenada, Baja California, Méjico. La furgoneta quedó en un almacén en Mexicali, Baja California, Méjico.
KMS RECORRIDOS: 7.824
DÍAS DE VIAJE: 120
PROMEDIO: 65 km diarios
ACCIDENTES: Ninguno
AVERÍAS:
-Tornillos de los palieres sueltos. Se trata de los palieres nuevos que colocamos en Bacalar al comienzo del viaje. No debimos apretarlos suficientemente. Conseguimos tornillos nuevos en Tuxtla Gutiérrez, los apretamos a conciencia y no han vuelto a fallar.
-Soportes de motor viejos. Cambiamos uno en Salina Cruz, otro en Oaxaca y falta un tercero que llevaré desde España el próximo año.
PINCHAZOS: uno, en Ensenada, al final del viaje.
MANTENIMIENTO:
En Bacalar:
-Cambio de palieres
-Cambio de soportes de escape
- Cambio de aceite (sintético) y filtro
- Filtro de Aire
-Fundas de asientos cambiadas. Las llevamos hechas de España. Material: lona.
-Llevamos desde Madrid la bomba de agua del fregadero pero resultó que el fallo era de una conexión. La nueva bomba queda para repuesto.
SOBORNOS: Ninguno
MULTAS:
1-Nos escapamos de milagro en Guaymas. Me salté sin querer un stop. 10 minutos de bla, bla, bla y los municipales nos dejaron seguir.
2-En Mexicali me pasé de listo, hice un cambio de carril "kamikaze" y me cazó el coche patrulla. En realidad fueron tres carriles los que me “merendé” de manera brusca para girar por donde me indicaba el GPS. Otros 5 minutos de palique haciéndome el abuelito simpático y asunto resuelto.
Lo cierto es que no hemos tenido ningún tropiezo con la policía mejicana. En todo el recorrido sólo nos han parado una vez para comprobar la documentación; los contactos con los agentes han sido siempre con corrección y amabilidad. Cero “mordidas”.
En el aeropuerto de Méjico DF

El avión de Méjico a Madrid casi vacío.

El metro en Madrid, casi vacío.

Calle Alberto Aguilera, casi vacía.






domingo, 29 de marzo de 2020

46 VIRUS CORONA

Se llama Flor y es la encargada del hotel donde estuvimos en Mazunte, Oaxaca.


Árbol del Tule, El tronco con mayor circunferencia del mundo. Cerca de la ciudad de Oaxaca.

Nuestro camping en la ciudad de Oaxaca. El mejor de todo Méjico.
Lo primero: "Corona Virus" es en inglés; nosotros deberíamos decir "Virus Corona" ¿No? Manías que tiene uno.
Andábamos felices por las playas del estado de Oaxaca, en el Pacífico, cuando las noticias del virus comenzaron a alertar a la gente en Méjico; la pandemia ya había hecho estragos en España.
Los datos del problema:
1-Teníamos vuelo de regreso desde Los Ángeles el 5 de Mayo con Norwegian Airlines.
2-USA había prohibido los vuelos procedentes de Europa, Norwegian había cancelado los vuelos hasta el 30 de Abril. El nuestro, en teoría, seguía confirmado.
3-En Méjico se podía viajar, salir a la calle, había restaurantes y hoteles abiertos,...
4-En España el panorama era complicado, confinamiento, estado de alarma,...
5-El camping de Oaxaca, donde meditamos mucho, era un lugar excelente para pasar un posible confinamiento. Sitio agradable, viajeros de nuestro estilo, en las afueras de la ciudad (aislados de la gente y con aire limpio), buen clima, sin mosquitos, piscina, excelente WIFI. Teníamos una habitación muy buena y barata,...
Cambiábamos de opinión cada 5 minutos, pero cuando Karina, (amiga de María Jesús Vinielles y Cristina Buraya) nos mandó un Whatsapp invitándonos a su casa en Ensenada, Baja California, no lo dudamos. Hicimos las maletas y salimos pitando. 3200km de carretera nos esperaban. Los hicimos en 5 días.
Ya en casa de Karina seguimos con las incertidumbres: como en Méjico seguía sin haber restricciones, consideramos las siguientes opciones:
-Hacer turismo por las playas de Baja Califormia-
-Quedarnos más o menos confinados en casa de Karina.
-Buscar un vuelo y volver a casa antes de lo previsto
-Esperar al 5 de Mayo a tomar nuestro vuelo desde Los Ángeles.
Al final el gobierno mejicano estableció normas restrictivas y pidió a la gente que se quedara en casa. Las calles de Ensenada se vaciaron. Decidimos volar a España antes de que los vuelos se suspendieran. 
Por tanto, fin de viaje anticipado. El 3 de Abril llegamos a Barajas, si no hay novedades con los vuelos, los aeropuertos,...
¡Puñetero virus!
De Oaxaca a Ensenada, 3200 km en cinco días. Carretera por la mañana, comida, carretera por la tarde, noche en motel, y al día siguiente lo mismo. Me gusta la carretera.

Sonora

Así es el muro que ha mandado construir Trump en la frontera de Estados Unidos con Méjico.

Vista desde el salón de la casa de Karina. Espectacular.

Con Karina en su rancho. Se ha portado de maravilla con nosotros. Nos ha dado alojamiento, nos ha alimentado, nos ha presentado a familiares y amigos, nos ha paseado por toda la zona, nos ha enseñado su rancho, nos ha llevado a Mexicali a dejar la furgoneta en el almacén de su hermano Mario (500km), nos ha llevado al aeropuerto de Tijuana, (220km), etc, etc, etc.. Muy de agradecer si tenemos en cuenta que a los españoles nos miraban con recelo por la gran cantidad de afectados por el virus en nuestro país. Un millón de gracias, Karina.


sábado, 7 de marzo de 2020

45 DE CHIAPAS A OAXACA


Mercado de Chamula, a 8km de San Cristóbal de las Casas, Chiapas

"El Velo de Novia", en las Cascadas De El Chiflón. Chiapas.

La playa de Puerto Arista, en el Pacífico.

Puerto Arista

Mucha pesca en El Paredón, Chiapas.
Estando un atardecer en Tuxtla Gutiérrez, estado de Chiapas, disfrutamos de la escena que paso a describir:
Paseando por la avenida principal, llegamos a la Plaza de las Marimbas. La marimba es un instrumento musical muy parecido al xilofón, sólo que en madera. Está anocheciendo. Se ha levantado una brisa fresquita muy agradable. Buscamos un lugar donde sentarnos a beber algo, elegimos un kiosco que es atendido por camareros con síndrome de down. Pedimos unos zumos naturales. En ese sitio, situado en el centro de la plaza, hay una orquestita con marimba haciendo una música muy alegre, mayormente boleros. Junto al kiosco hay varias parejas bailando, algunas con mucha destreza. Junto a nuestra mesa pasa una mujer madura ataviada a la manera típica de Chiapas, saluda a mucha gente, siempre sonriente. Pensamos que es la esposa del alcalde. Nos fijamos en una pareja porque baila de maravilla; hacen todos los pasos y movimientos con una coordinación perfecta, lo hacen relajados, sin mirarse. No hay tropezones ni pisotones. Un placer observarlos.
El camarero se sienta en un poyete con las piernas cruzadas en posición de yoga, igual que nuestro querido Javi. Un cliente le pide una consumición, el camarero se la trae y el cliente le dice unas palabras cariñosas. Otro hombre llega después y también trata al mesero, en Méjico a los camareros se les llama meseros, con respeto y afecto.
Ya es de noche. Una mujer de unos cuarenta años pasa a nuestro lado y se escusa con educación exquisita por tener que mover una silla de nuestra mesa porque el paso era estrecho.
Entre nosotros y la zona de baile hay un hombre de unos 30 años. Está de pie. A su lado pasa un niño limpiabotas que le ofrece sus servicios. Con una sonrisa le dice que no y le da un toquecito en la cabeza. La televisión local estaba retransmitiendo la actuación de la banda de marimba, y cuando el hombre de la tele cambia la cámara de posición, el cable se queda enganchado entre las piernas de una niña, el joven la agarra y la levanta para liberar el cable. Otro toquecito cariñoso en la cabeza. Al rato el hombre se va a la barra y regresa con unos vasos de zumo para las mujeres y niños que estaban a su lado. Tiene pinta de que es invitación.
Hay mucha gente, los que bailan son mayores, pero la plaza está abarrotada de personas de todas las edades. Nosotros pasamos un rato agradable contemplando la escena.
Nos gusta Méjico.
Con Tony, un mecánico muy simpático pero que me cobró carito. Morro Matapán. Oaxaca.

Mucha gente se viene a este acantilado de Mazunte, Oaxaca, a ver la puesta de sol. Mucha energía telúrica, buena onda, pachamama, yoga, saludo al sol,....

Esta vez hemos hecho la machada de madrugar para ver la salida del sol. Mazunte. Oaxaca.

En la playa de Mazunte.


viernes, 7 de febrero de 2020

44 CHIAPAS

Campeche. Por todo Méjico abundan las casas coloniales.
Ruinas mayas de Palenque
Visitamos la ciudad costera de Campeche, donde viven las campechanas, y nos adentramos en el estado mejicano de Chiapas. Por informaciones que nos habían llegado previamente, llegar hasta el corazón de Chiapas podría tener ciertas complicaciones. A veces los locales forman retenes para cortar las carreteras y pedir dinero a los automovilistas; también los niños de la zona tienen la costumbre de atravesar una cuerda de un lado a otro de la carretera para pedir. Nosotros nos encontramos con uno de esos retenes y cuando preguntamos al cabecilla que qué pasaba, éste nos dijo que recaudaban fondos para el tratamiento de un niño que estaba gravemente enfermo. Le dimos dinero y nos dejaron continuar. Más adelante nos encontramos con varias "barreras" de cuerda de los niños. Éstos bajan la cuerda en el último momento cuando ven que el coche que viene no reduce la velocidad. No deja de ser una actividad peligrosa.
Por otro lado, nuestro paso por Chiapas está resultando muy agradable. Tiempo fantástico, ciudades bonitas, mercados entretenidos, paisajes espectaculares y comida estupenda. 
Nuestro amigo Carlos Santos nos ha abandonado después de habernos acompañado durante dos semanas. Hemos pasado grandes momentos de risa (en mi caso hasta llegar a las lágrimas) que es de lo que se trata.
Contadores de la luz
San Juan de Chamula, domingo; en un momento dado tres hombres se subieron al campanario y empezaron a tocar las campanas como locos. El concierto duró unos 10 minutos.
Necesitábamos un cajón de madera para las herramientas. Un carpintero al borde de la carretera nos lo fabricó.  
Cañón del Sumidero, entre Tuxtla y San Cristóbal de las Casas. Según el guía, las paredes llegan a alcanzar los 1000 m de altura con respecto al nivel del agua.
Con Carlos navegando por el río Grijalva, a su paso por el Cañón del Sumidero.
Pudimos ver un cocodrilo en las orillas del cañón. Casi 4m de largo.

martes, 28 de enero de 2020

43 MÉJICO PENÍNSULA DE YUCATÁN


Ocho meses aparcada en pleno campo. La enredadera se había metido por todas partes.
Dos días completos de mecánica dura.
De Cuba volamos a Méjico. Otra vez a pelear con los de Aduanas. Al llegar al aeropuerto de Cancún detectaron por escáner los recambios que llevábamos en la maleta. Acabamos con el inspector de Aduanas quién nos “aplicó” un 16% de impuesto sobre el valor de los palieres, de los otros artículos que había en el equipaje se olvidó. Al final la cosa se resolvió con 31€ lo cual no está nada mal. Además, todo bastante rápido.
Como era ya de noche, hicimos noche en un hotel de Cancún. No os penséis que fue en un “Iberostar” de 5 estrellas, sino en uno normalito lejos de la zona turística, 32 €. Al día siguiente, bus a Bacalar que es la localidad mejicana en la que nos esperaba nuestra querida “Hippie”. Es difícil explicar con palabras lo que se siente cuando después de 8 meses estacionada conectas la batería, le das al arranque y el motor cobra vida. A mí casi se me saltan las lágrimas. Tened en cuenta que si la furgo no arranca se nos complica todo. Habría que buscar un taller para cargar la batería, tendríamos que pasar la noche en un hotel o dormir en la furgo en el lugar, poco agradable, donde estaba estacionada, etc. Esa noche ya pudimos ir al camping, y dormir en ella. ¡Qué sensación!
Los siguientes días los dedicamos a mecánica y limpieza. Nos dimos un “tute” de cuidado. Como remate, visita al puesto fronterizo con Belize donde hicimos el papeleo de Aduanas de la furgoneta y compramos un seguro para circular por Méjico. A Continuación, viaje a Cancún de nuevo para recoger a Carlos Santos, quien se había desplazado desde La Habana para viajar con nosotros un par de semanas.
Ya estamos en la carretera. Felicidad absoluta.

Esto es un cenote, oquedad en el terreno donde se forma una piscina natural. Agua dulce y fresquita donde mitigar los calores de Yucatán.

Valladolid, Yucatán, Méjico, Convento de San Bernardino.

42 ESCALA EN CUBA

Interior de la casa de Carlos en La Habana, preciosa construcción de estilo colonial.
En la Azotea
La llegada al aeropuerto de La Habana no estuvo del todo mal. La maleta con los repuestos fue inspeccionada por la Aduana.
-Abra la maleta.
Abrimos la maleta.
-¿Qué es todo esto?
Respondimos con sinceridad ¿Qué otra cosa podíamos hacer?
-Repuestos para la furgoneta en la que viajamos. Está en Méjico.
La aduanera rebuscó entre todos los "fierros" que llevábamos.
-Vamos a centrarnos en estos dos, tienen que declararlos. De lo demás nos olvidamos.
Se trataba de lo más voluminoso, un par de palieres de 50cm y 5 kg cada uno. De momento vamos bien, pensamos.
-Vamos a poner que el valor es de 40 dólares, con lo cual no tienen que pagar nada porque el límite es 50. Añadió.
Se quedó mirando al infinito en actitud de espera, señal inequívoca de que esperaba un "regalo".
-Ya que nos ha tratado tan bien, ¿Podemos darle algo? Dijimos sacando con discreción unos billetes de dólares. Seleccionamos uno de 20.
-Póngalo en la mesa debajo del formulario. Dijo mirando hacia arriba indicando que había cámaras en el techo.
La mujer cogió el formulario con el billete debajo y, con sigilo, se metió el dinero en el bolsillo.
-Pueden ustedes continuar.
-Muy amable. Gracias.
Salimos del aeropuerto dando saltos de alegría.
En el famoso "Malecón"
Trinidad, Cuba.
Nuestro amigo Carlos Santos nos esperaba en su casa de La Habana. Allí pasamos 9 días. Entre medias hicimos una excursión a Trinidad, pintoresco pueblo que se conserva prácticamente igual que durante la época colonial. Bonito pero excesivamente turístico.
Pudimos apreciar lo poco que había cambiado La Habana desde la última vez que estuvimos allí, hace unos 20 años. Cuba sigue siendo un destino especial. Con su sistema socialista, no hay nada parecido en el mundo.
Pegaso "Comet". Años 60.



martes, 7 de enero de 2020

41 INICIO DE ETAPA: MÉJICO


Alegría no quiere salir en la foto de comienzo de viaje.
Saludos:
Otra vez nos vamos de viaje, esta vez a Méjico. El periplo anterior acabó en el sur del país azteca, cerca de Cancún; allí comenzaremos nuestra etapa dedicada casi al cien por cien a recorrer Méjico de sur a norte. Primero visitaremos a nuestro amigo Carlos Santos que vive en La Habana. Allí estaremos diez días y después volaremos a Cancún para llegar hasta nuestra querida furgoneta que se encuentra aparcada en Bacalar, cerca de la frontera con Belice.
Tras realizar las tareas de mantenimiento necesarias, palieres y tubo de escape, nos lanzaremos a recorrer Yucatán, Chiapas, Méjico DF, Baja California y otros estados, ciudades y lugares destacados de este inmenso país.
Tres meses en Méjico y, posiblemente unos 15 días en EEUU al final. Dejaremos la “Hippie” en Baja California y volaremos a España a primeros de Mayo.
Palieres, soportes del tubo de escape y bomba de agua del fregadero son las piezas que llevamos este año.
Hay varias incertidumbres en este viaje. Por un lado la seguridad. Si nos atenemos a lo que nos dicen los medios de comunicación, tenemos que pensar que este país es peligroso, pero por experiencia sabemos que la realidad es siempre menos negativa. Ante esto, sólo cabe diseñar un itinerario que no pase por los estados o ciudades más problemáticas y extremar otras medidas de seguridad, por ejemplo, no hacer acampada libre sino pernoctar en campings, preguntar a los locales acerca de eventuales peligros, etc. También nos preocupa la policía, famosa por las "mordidas", sin embargo, también basados en nuestra experiencia, tenemos la esperanza de salvar ese obstáculo sin grandes dificultades.
La otra incertidumbre que siempre nos acompaña al comienzo de cada etapa es la llegada al aeropuerto de Cancún con los recambios de la furgoneta que llevamos en la maleta. El funcionario de Aduanas intentará cobrarnos aranceles por la importación repuestos, nosotros alegaremos que vamos de paso y que las piezas no se quedarán en el país, técnicamente van en "tránsito", no deberían pagar. La pelea de siempre.